filtraciones-seguridad

Filtraciones de seguridad

¿Os acordais del caso Wikileaks?

En el mes de Julio de 2010, se filtraron documentos confidenciales estadounidenses sobre la Guerra de Afganistán, así como los denominados Registros de la Guerra de Irak, por parte de WikeLeaks, una organización mediática internacional, sin ánimo de lucro que publica a través de su página web informes anónimos y documentos filtrados con contenido sensible.

«Casualmente», el 21 de agosto de ese mismo año, la Policía Sueca ordenó el arresto de su fundandor, Julian Assange, acusado de la violación de una joven vinculada a líderes opositores cubanos. Assange huyó del país y se emitió una alerta roja de intervención a la Interpol, para su captura y extradición a Suecia. Assange se encontraba escondido en el sur de Inglaterra, pensando que todo era un montaje por parte de EE.UU. para tratar de buscar la manera de extraditarlo por las revelaciones hechas por WikiLeaks sobre las guerras de Afganistán y de Irak.

En febrero de 2011, el juez británico Howard Riddle autorizó su extradición a Suecia, considerando que era un país que ofrecía todas las garantías jurídicas necesarias, por lo que Assange decide pedir asilo en la Embajada de Ecuadro en Londres, siéndole concedido este en defensa de los derechos humanos, ya que diversos políticos de Estados Unidos habían pedido su extradición y juicio por espionaje, lo que podría haberlo condenado a la pena de muerte.

Tras haber sido cerrada la causa en 2017, y revocado su asilo en 2019 en la Embajada de Ecuador en Londres, la Fiscalía Sueca reabrió el caso sobre la violación de Assange, la cual fue cerrada definitivamente 6 meses después.

Finalmente, el 17 de junio de 2022, el propio gobierno británico firmó la extradición a los Estados Unidos de Julian Assange para ser juzgado allí por espionaje. El propio Donald Trump llegó a expresar su deseo manifiesto de que Assange fuera ejecutado. A día de hoy, el Pentágono mantiene un enfrentamiento con Julian Assange por las filtraciones, para las cuales, el propio Departamento de Defensa de los Estados Unidos, ha dedicado un equipo de 120 personas en exclusiva.

¿Es el único caso de filtraciones conocido?

Desgraciadamente no, cada vez hay más casos de filtraciones. Algunos con el motivo de poner en conocimiento de la población información de interés, y otros con objetivos meramente económicos o maliciosos.

Otro caso muy sonado fue el de Edward Joseph Snowden, consultor tecnológico y antiguo empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

Snowden empezó alistándose en 2004 en el Ejército estadounidense con la esperanza de convertirse en un Navy Seal, aunque un accidente durante un entrenamiento que le rompió ambas piernas frustraron su carrera. Posteriormente trabajó en la CIA como experto en ciberseguridad, trasladándose en 2007 a Ginebra. En 2009 fue contratado por una consultora privada para trabajar dentro de las instalaciones de la NSA en Japón.

En el año 2013 se le concedió un excedencia para tratar su epilepsia. Ese mismo año, Edward voló a Hong Kong y empezó a filtrar documentos y conceder su famosa entrevista al diario británico The Guardian. Según él, el motivo era destapar el estado de vigilancia permanente en el que viven los ciudadanos sometidos por Estados Unidos. Su palabras fueron:

«No puedo permitir, en conciencia, al Gobierno de los Estados Unidos destruir la privacidad, la libertad en internet y las libertades básicas de la gente de todo el mundo con esta gigantesca máquina de vigilancia que se está construyendo en secreto».

Después de la filtración, tanto el diario The Guardia, como el The Washington Post hicieron pública su identidad a petición suya, alegando que no tenía nada que esconder, porque no había hecho nada malo.

Fuente: The Guardian

Las filtraciones le costaron a Snowden, lógicamente su empleo de 200.000 USD al año, y pasar a vivir en el hotel a 2 nóminas de la indigencia, el cual tuvo que abandonar, y bajo el yugo de la extradición a Estados Unidos. Así pues, Snowden voló a Rusia y solicitó asilo político, el cual se le concedió de manera temporal durante un año, aunque Vladimir Putin aseguró que no entregaría al exagente a la CIA, por no haber un acuerdo de extradición entre los dos países.

Finalmente, en agosto de 2013, Snowden abandonó el aeropuerto ruso de Sheremétievo en Moscú, y entró formalmente en territorio ruso, desconociéndose su verdadero paradero desde entonces.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos de América, ha calificado la participación de Edward Snowden en el programa de vigilancia PRISM, sobre el que efectuó la filtración, como «asunto criminal», así como el programa secreto XKeyscore.

Logo programa PRISM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.