La Seguridad, aquí y en Australia

Para el curso presupuestario 2022-2023, Australia ha dado a conocer su presupuesto estatal, el cual muestra un fuerte compromiso con la ciberseguridad. La inversión estimada asciende a 9.900 millones de dólares australianos (6.800 millones de euros) que será asignada y gastada por la Dirección de Señales de Australia (ASD) durante los próximos 10 años a través de un nuevo programa llamado Resiliencia, Efectos, Defensa, Espacio, Inteligencia, Cibernética y Habilitadores (REDSPICE). En 2020, Australia prometió AU $ 1.35 mil millones a las agencias de seguridad en un programa llamado Conciencia y respuesta situacional cibernética mejorada (CESAR).

“REDSPICE garantiza que Australia siga el ritmo del rápido crecimiento de las capacidades cibernéticas de los adversarios potenciales”, dijo el Ministro de Defensa Peter Dutton en un comunicado de prensa conjunto. “Proporciona nuevas capacidades de inteligencia, nuevas defensas cibernéticas para proteger nuestros sistemas mas críticos y es un aumento real en la potencia de la capacidad de ASD para contraatacar en el ciberespacio”. 

En España, por nuestra parte contamos con el Nuevo Plan Nacional de Ciberseguridad, que cuenta con 1.000 millones de euros de presupuesto, los cuales principalmente irán enfocados a crear un Centro de Operaciones de Ciberseguridad de la Administración General. Un presupuesto 7 veces menor que el australiano, aunque algo es algo, así que el que no se consuela, es porque no quiere.

REDSPICE un plan en el que fijarse

De acuerdo con REDSPICE Blueprint , el propósito de la iniciativa es construir sobre la sólida base de seguridad cibernética de Australia al expandir el alcance y la sofisticación de la inteligencia del país y las capacidades cibernéticas ofensivas y defensivas. Los objetivos estratégicos de los programas son brindar una ventaja estratégica, liderar la seguridad cibernética, apoyar las operaciones militares, contrarrestar las amenazas cibernéticas y brindar asesoramiento y experiencia confiables. En general, el tema es capturar y mantener la confianza del público australiano en la capacidad del gobierno para protegerse contra las amenazas a la seguridad cibernética.

El Plan detalla los resultados específicos para los que el programa está trabajando: 

  • Triplicar el poder cibernético ofensivo actual
  • Actividades de cibercaza (threat hunting) persistentes dobles
  • Aumentar el uso de inteligencia artificial avanzada , aprendizaje automático y tecnología en la nube
  • Cuadruplicar su huella global
  • Agregar 1900 nuevos analistas, tecnólogos, personal corporativo y roles habilitadores en Australia y el mundo.
  • Tener el 40% del personal ubicado fuera de Canberra.

“Esta inversión en ASD reconoce el deterioro de las circunstancias estratégicas en nuestra región, caracterizadas por una rápida expansión militar, un comportamiento coercitivo cada vez mayor y un aumento de los ataques cibernéticos”, agregó Dutton en el comunicado de prensa. “Reconoce que la naturaleza del conflicto ha cambiado, con ataques cibernéticos que ahora preceden comúnmente a otras formas de intervención militar, demostrada más recientemente por la actividad cibernética ofensiva contra Ucrania”.  

¿A qué destinarán la financiación? 

Según ZDNET , la inversión también financiará los siguientes proyectos relacionados con la ciberseguridad:

  • Medidas de Consumer Data Right (38,4 millones de dólares australianos)
  • Un cuarto centro cibernético dentro de la Oficina de Impuestos de Australia (30,2 millones de dólares australianos)
  • Dando forma a los estándares globales de tecnología crítica y emergente (18,6 millones de dólares australianos)
  • Continuación de la digitalización del sector del transporte (AU$13,6).

“El Proyecto REDSPICE es una inversión crítica en nuestra soberanía digital. Hay amenazas cibernéticas crecientes y estamos actuando para proteger a nuestra nación”, dijo el Ministro Asistente Hastie en el comunicado de prensa. “Esto creará empleos altamente calificados y equipará a la próxima generación de australianos para defender nuestra infraestructura crítica. La inversión del gobierno de Morrison en ASD permitirá a nuestros operadores cibernéticos responder a nuestros adversarios y proteger a Australia y nuestros intereses en línea”.

Desde luego, un país como Australia es un ejemplo en que mirarnos en muchos aspectos, y no solo en crear infraestructuras y legiones de funcionarios, en lo que los españoles somos líderes mundiales, sino en generar puestos cualificados que generen valor para las empresas, y por ende, para toda nuestra sociedad.

Más información en Security Intelligence

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.