GENERAL DATA PROTECTION REGULATION

Consultoría e Implantación de GDPR

 

 

Le acompañamos en la adaptación de su empresa a la nueva normativa europea sobre Privacidad y Protección de Datos, poniendo a su disposición expertos en el ámbito legal, tecnológico y de procesos.

 

UNIFICA

 

Todas las leyes de protección de datos de los países miembros, esto es,  sin variaciones nacionales ni adaptaciones.

OBLIGA

 

A las compañías a establecer medidas de seguridad para proteger datos y prevenir fugas de información.

CONTROLA

 

Está centrado en el usuario, para que éste pueda ejercer el control sobre como las empresas gestionan su información personal.

La normativa entra en vigor el 25 de mayo de 2018, y vendrá acompañada de importantes sanciones para las empresas que incumplan, además de la consiguiente pérdida de reputación en los casos donde se hagan públicas brechas de seguridad y pérdidas de información.

Para más información descargue en PDF la miniguía de GDPR:

GDPR ¿QUÉ ES Y CÓMO ME AFECTA?

EL CUMPLIMIENTO ES OBLIGATORIO

 

El incumplimiento de las normativas de protección de datos conllevan sanciones y el descrédito de nuestro negocio. Íntimamente relacionado con la pérdida de los datos y la fuga de información este servicio que presta Metafrase se adapta al nuevo marco de la GDPR, que endurece significativamente los requisitos de la LOPD. Cada empresa, en función de lo que ya tenga implementado, requerirá de un mix de soluciones que Metafrase estudia para cada caso.

 

 

 

¿Cómo lo hacemos?

 

 

 

Todas las empresas almacenan y gestionan datos de carácter personal. Se trata de información que empleados y clientes han confiado a la empresa, y desde ese momento tenemos la responsabilidad de protegerla y utilizarla correctamente. (Dirección IP, información bancaria, direcciones de correo electrónico, usuarios de redes sociales, etc.).

 

Por ello todos los países miembros de la Unión Europea cuentan desde hace años con leyes y normas, como la Ley Orgánica de Protección de Datos en España (LOPD), cuyo objetivo ha sido establecer un marco de trabajo que empuje a las empresas a salvaguardar este activo.

 

La cuestión es que en los últimos años esta tarea se ha vuelto más y más compleja. Por un lado, los departamentos manejan con mayor o menor precaución cantidades crecientes de datos de carácter personal. Por otro, el robo o daño de estos activos es ya una práctica frecuente de los cibercriminales.